Inicio > Familia > Familia > El descanso que nos merecemos

Tu y Tu Bebé

El descanso que nos merecemos

Crédito:
Olga Elena Betancourt – Psicóloga, terapeuta, asesora y conferencista.
574-4484316 - Olgaelenabetancourt.com-
Facebook Olga Betancourt, La Casa de TU-YO


En nuestra mente de personas trabajadoras, anda siempre latente el deseo de descansar. Después de una semana de trabajo enmarcada en rigurosos horarios que limitan nuestra apretada agenda, añoramos el fin de semana. También los puentes, la semana santa, la navidad, en fin, las vacaciones. Nuestra perspectiva futura está, con frecuencia, medida por el descanso como referente de disfrute y tranquilidad; de vida. Sin “descanso” no hay paz, ni sensación de bienestar. Y la vida se va yendo en pos de él, hasta el final.

Dos preguntas nos inquietan: ¿Sabemos verdaderamente descansar? Y ¿sabemos trabajar sin sentirnos pronto tan agobiados y ansiosos? Ambas, nos llevan a reflexionar sobre el sentido que le damos a la vida de todos los días, que finalmente es la vida que tenemos.

Hoy nos vamos a referir a la primera: ¿en verdad sabemos descansar?

Estar cansado, comentarlo con cara acontecida, quejarse del exceso de trabajo y compromisos ineludibles, es habitual en nuestro cotidiano ir y venir con acelerado ritmo. Nos cruzamos unos con otros comentando cómo la vida pasa volando dejándonos agotados en el afán del día a día. Hemos ido creando un imaginario colectivo de vida dura sin tregua a partir del cual también es fácil que concibamos el descanso como una “desconexión total”, un “olvidarse de todo y de todos”, llevándonos a veces a los excesos propios del evadirse, del no querer darse cuenta de lo que sucede alrededor: Licor, drogas, compras y compras, gimnasio obsesivo, deporte adictivo.

¿Y los hijos? Pues van desarrollando su visión de lo que significa descansar a través del ejemplo que les damos.

Con frecuencia, nos quejamos de los excesos de los jóvenes: de computador, de licor, de velocidad, de sexo. Mas también, implícito, hay un llamado de atención: ¿Cuál modelo estamos siendo para ellos? ¿Cómo nos divertimos con nuestros hijos y en el desarrollo de cuáles intereses y motivaciones acompañamos a los niños, que después los preserven de excesos en la adolescencia?

El descanso no puede convertirse en el “volarse” mecánica e inconscientemente de la vida. Llega el viernes y como si saliera el espanto, a beber, trasnochar y comer, para el lunes amanecer con arrepentimiento, abotagados y sin deseos de levantarse a trabajar.

Descansar no es evadirse, ni perderse. El descanso también requiere de conciencia y planeación con la debida anticipación antes de la fatiga. Un verdadero descanso implica desacelerar el ritmo para ver más despacio y con mayor claridad. Disfrutar del sueño, de la comida, del tiempo, del encuentro y la conversación con otros dentro de la rutina de nuestra convivencia en familia; sentir el sol, ver los árboles, escuchar la música y experimentar el gusto por lo que nos rodea sin tener que ir hasta los confines del mundo.

Descansar adecuadamente nos permite ir construyendo despacio un ambiente de paz y de armonía a nuestro alrededor para ser verdaderamente efectivos en nuestro trabajo y para hacer de la vida una experiencia con más sentido.

En Familia:

• Obsérvese cotidianamente y descubra su afán mecánico. Dese cuenta cómo corre, se siente ansioso y acosa a los otros, aún cuando no tenga verdaderamente ninguna urgencia.

• Durante el fin de semana, tómesela con calma. Juegue un rato con los niños en la cama, desayune con gusto, saboree los alimentos, adivine a descubrir sabores. Propóngase no acosarlos. Ría. Disfrute su compañía.

• Dele valor a los programas sencillos realizados en casa: cocinar entre todos el almuerzo del domingo, sembrar una planta, arreglar el cuarto, armar un rompecabezas. Escríbanse notas, juegue a dejarse mensajes escondidos.

• Esté atento a los intereses y preguntas de sus hijos para que haga de ellos un programa. Observar pájaros, caminar por el jardín, hacer un pesebre con plastilina pueden ser los más divertidos programas para compartir.

• Recuerde, descansar es estar en el presente sin más afán que disfrutar de lo que sucede.

 

Inicio > Familia > Familia > El descanso que nos merecemos

comments powered by Disqus
  • Vacaciones Seguras

     Si viajas por carretera, recuerda que es indispensable y obligatorio que los niños desde recién nacidos vayan en silla infantil.

  • Vacaciones Seguras II

     Conoce la cobertura de tu proveedor de salud y lleva las direcciones de la sede más cercana a tu sitio de descanso.

Eventos (ver todo)

Cupones (ver todo)