Inicio > Familia > Familia > Padres en resonancia, la amplificación del amor

Tu y Tu Bebé

Padres en resonancia, la amplificación del amor

Carolina Elejalde
Trabajadora Social
Terapeuta Familiar UPB
ce.terapeuta@gmail.com

En la teoría física, la resonancia se da cuando una onda que tiene una frecuencia específica estimula un objeto con una frecuencia natural de vibración igual a la de la onda, generando que la onda original se amplifique. En términos más humanos, la resonancia se da cuando dos seres y sus energías se encuentran, interactúan y se potencian uno con el otro, logrando un resultado final  que es superior a la suma de las dos energías iniciales. 

La frecuencia natural la podemos entender en el contexto de una relación familiar como la energía que requiere un hijo para sentirse amado. Esta energía deberá venir tanto de la madre como del padre ya que, es claro, que el amor del padre no podría parecerse al amor de la madre, dado que cada uno tiene un significado que se traduce en energías diferentes que deben ser complementarias y resonantes.

Ser complementarios en una pareja implica asumir una postura de sumatoria y de refuerzo en la función de los padres. Sumatoria, entendida como la unión del aporte individual que aparece de manera natural en cada padre y se pone de manifiesto cuando lo dicho y hecho por el uno se integra con lo dicho y hecho por el otro, para formar un mensaje más poderoso. Por ejemplo, el acto de la lactancia lo ejecuta física y emocionalmente la madre y el padre, lo apoya a través de acciones actitudinales que permiten reforzar el resultado emotivo en la mente del bebé.  Eso significa en este caso, que el impulso vital proviene de darle sentido complementario a una acción que va más allá del plano físico.

Por otro lado, reforzar implica estar de acuerdo. Cada uno como padre y desde su visión particular, en un mensaje que será trasmitido a los hijos, apoya al otro en su decir y en su actuar. El refuerzo puede darse tanto desde el mismo criterio como desde criterios particulares, pero apuntando a un mismo objetivo común. Un ejemplo de este caso, se presenta generalmente cuando se quiere imprimir una norma, para lo cual el resultado es el cumplimiento de la misma, aunque los criterios de invitación para esto sean diferentes en cada uno de los padres.

Tomando ahora al padre, se puede decir que éste aumenta la intensidad del mensaje en la función de la crianza de la relación con los hijos, imprimiendo una fuerza que lidera y acompaña desde la niñez hasta la adultez. Este mensaje paterno es el que relaciona al ser humano de forma inconsciente con el concepto de potencia para el afrontamiento de los problemas por resolver en las diferentes trayectorias vitales de la persona.

Ahora bien, esta energía potente del padre debe también entrar en resonancia con la madre a través del modelo de crianza e implementación del amor en una relación con los hijos. Para esto se requiere una disponibilidad diferente a la que tradicionalmente se evidencia en nuestra cultura al momento de comunicarse en familia. Es importante que el padre tenga en cuenta a la madre y su discurso y viceversa, permitiéndose ambos expresiones que puedan ser compartidas para posteriormente llegar acuerdos que se traducen en mensajes resonantes para los hijos.

Los padres deben pensar también que son partícipes activos y fundamentales en la crianza, siendo necesarios como fuente sonora en la relación con los hijos. En la actualidad y de manera más cercana, se observan padres que reconocen que su rol va más allá de ser el proveedor económico, confabulándose en el acompañamiento de un acto comunicacional afectivo a través del buen trato.

Hoy, la presencia más constante y prolongada del padre en el compartir del sistema familiar, no solo lo convierte en un actor resonante con la madre en la crianza y en la recreación de sus expectativas, sino también en un facilitador que potencia  la fuerza para transitar por la vida como hijos. El padre como una figura de fuerza y afecto equilibrada promueve hijos en resolución y no hijos de queja; hijos para la vida, hijos con fortaleza para asumirse como adultos, hijos que reconocen a sus padres y los respetan para ser reconocidos fuera del sistema familiar en una actitud responsable.

Algunos tips para ser padres en resonancia:

·       - El padre de hoy resuena y se complementa en el sistema familiar.

·       - El padre de hoy es símbolo de vida, energía vital, nos conecta como hijos en la resonancia para vida.

·       - El padre nos enseña a resolver y afrontar dificultades en las diferentes etapas de la trayectoria vital.

·      - El padre de hoy es cercano, tiene un nivel de comunicación amplio con su pareja e hijos, se permite participar.

Por último, todos hemos tenido un padre que hizo resonar la vida y amplificó el amor para que como hijos, pudiéramos habitar este mundo. Hoy les digo a todos los padres: “gracias por la vida”. Recuerden siempre que su presencia será necesaria para la resonancia. Invitados todos a mantener el canal abierto y sintonizado en la frecuencia del amor.

Inicio > Familia > Familia > Padres en resonancia, la amplificación del amor

comments powered by Disqus
  • Vacaciones Seguras

     Si viajas por carretera, recuerda que es indispensable y obligatorio que los niños desde recién nacidos vayan en silla infantil.

  • Vacaciones Seguras II

     Conoce la cobertura de tu proveedor de salud y lleva las direcciones de la sede más cercana a tu sitio de descanso.

Eventos (ver todo)

Cupones (ver todo)