Inicio > Familia > Familia > Educando con Buen Trato

Tu y Tu Bebé

Educando con Buen Trato

Gaudencio Rodríguez Juaréz
Psicólogo Clínico Embajador para la UNICEF en Mèxico
Miembro de la Fundación América por la Infancia
Autor del libro Cero Golpes 100 ideas para la erradicación del maltrato infantil

“¿Ustedes creen que se puede educar a los niños y niñas sin recurrir a los castigos de cualquier tipo y a los premios?”, le pregunté a un grupo de padres con hijos ya grandes. Hubo un silencio. “Seguramente sí. Pero si preguntas si nosotros pudimos, la respuesta es no”, fue la contestación honesta de uno de ellos.

A los padres/madres de hoy aún nos educaron con castigos. Crecimos y el goce del espíritu democrático y de los derechos humanos, al mismo tiempo que el avance en las ciencias humanas, tales como, medicina, pedagogía, neurociencia, psicología, psicoanálisis, nos trajo la noticia de lo indigno, inútil y perjudicial de los estilos de crianza autoritarios. ¿Qué nos quedó? Nada. Se rompió el molde de la crianza. Nos tocó construir los nuevos modelos.

En esa búsqueda algunos padres fueron prescindiendo del castigo, optando recurrir a los premios.
El gran problema es que su uso se convierte en una dinámica desgastante, pesada y persecutoria, pues, como dice Jane Nelsen, coautora de la Disciplina Positiva, en este sistema, los adultos tienen que “atrapar” a los niños siendo “buenos” para poder darles premios y “atraparlos” siendo “malos” para castigarlos, y así los niños no aprenden a ser responsables de su propia conducta sino que la depositan en el adulto que ejerce el control de las situaciones y de sus conductas.

Para la práctica de la disciplina sin premios y castigos la redefinición de conceptos se torna urgente, pues en función de estos es que tomamos medidas, decisiones y acciones hacia las conductas de los niños y niñas.

Reflexionar sobre el significado de la disciplina, permite apropiarnos del sentido original de la palabra —del latín, “discere” que significa aprender—, y desde ahí conectar con nuestro rol de educadores que asumen que las conductas consideradas inadecuadas por nosotros los adultos no son sino conductas que exigen dominio o aprendizaje por parte del niño, el cual exige la adquisición de habilidades y conocimientos que el discípulo, el niño, ha de adquirir con el apoyo de su educador, es decir, sus padres/madres y maestros/maestras.

Es muy grato escuchar las conclusiones a las que llegan los papás y las mamás, producto de la reflexión en los talleres de parentalidad bientratante. Aquí algunos botones de muestra:

  • - La educación y la disciplina no debe recurrir a la violencia sino al respeto, tolerancia, comunicación, confianza y motivación.
  • - Debo aprender a comportarme para poder decirle a mi hijo cómo comportarse.
  • - Debemos ser firmes en las cosas que les pedimos a los hijos y cumplir lo que se les diga.
  • - Es de suma importancia el respeto a las reglas y la comunicación con los niños, así como la firmeza con las palabras y dar más amor.
  • - No es necesario gritar, mucho menos agredir; todo se puede hablando.
  • - La disciplina comienza por nosotros mismos, por respetar las reglas de casa.
  • - Es necesario hablar y actuar con firmeza y no premiar a los hijos por tareas o actividades de vida diaria. Con esto aprenderá muchas cosas en su crecimiento, por ejemplo, a disfrutar del resultado del propio esfuerzo.
  • - Debemos educarlos con amor y respeto, porque respeto genera respeto.

De acuerdo al artículo 29 de la Convención sobre los Derechos del Niño, la educación del niño deberá estar encaminada, entre otras cosas, a preparar al niño para asumir una vida responsable en una sociedad libre, con espíritu de comprensión, paz, tolerancia, igualdad de los sexos y amistad entre todos los pueblos, grupos étnicos, nacionales y religiosos y personas de origen indígena. De eso trata la educación.

Ningún niño debería ser lastimado en nombre de la educación y la crianza.

Padres, madres, cuidadores y profesionales de las ciencias humanas y de la salud tenemos hoy a nuestro alcance evidencia científica que demuestra que lo mejor en la crianza es acompañar a nuestros niños desde una postura libre de cualquier tipo de violencia. ¿Qué lograremos? sembrar la semilla de la paz.

En marzo 2018 estaré con ustedes compartiendo dichas evidencias, y sobre todo alternativas para una crianza respetuosa de los derechos de los niños y niñas en la conferencia “Buenos tratos en la infancia, el camino hacia la paz”. Te espero para que reflexionemos juntos acerca de esta labor trascendental para la sociedad.

 INSCRIPCIONES AQUÍ

Inicio > Familia > Familia > Educando con Buen Trato

comments powered by Disqus
  • Vacaciones Seguras

     Si viajas por carretera, recuerda que es indispensable y obligatorio que los niños desde recién nacidos vayan en silla infantil.

  • Vacaciones Seguras II

     Conoce la cobertura de tu proveedor de salud y lleva las direcciones de la sede más cercana a tu sitio de descanso.

Eventos (ver todo)

Cupones (ver todo)