Inicio > Familia > Familia > Cuidarte a tí mismo

Tu y Tu Bebé

Cuidarte a tí mismo

Cuidarte a Ti Mismo: Propósito Clave de Crianza Respetuosa en el 2017 

Ana María Reyes
Psicóloga Clínica
Entrenadora de Padres Certificada por la Asociación de Disciplina Positiva
firmezayafectodp@hotmail.com
Facebook

La crianza respetuosa (también conocida como Disciplina Positiva) parte del  principio de que todos los seres humanos compartimos como tales, la misma dignidad, y aunque representemos diferentes roles sociales (niño-adulto empleado-jefe hombre-mujer) todos merecemos el mismo respeto, en este sentido la crianza respetuosa busca relaciones entre padres e hijos basadas en el respeto
MUTUO.

Con este punto de partida en mente la invitación es a comenzar el año con la iniciativa de poner en práctica algunas sencillas estrategias que enmarcadas en el cuidado de ti mismo promuevan un estilo de crianza más respetuoso tanto contigo mismo como con tu hijo, y que fortalezcan tu relación con él evitando que la labor de la crianza se convierta en un peso agobiante y en una confrontación frecuente que acaba por desgastarte a ti y a la relación misma.

Tal vez pensar en cuidarte a ti mismo como prioridad en la crianza de tus hijos pueda sonar "egoísta", sin embargo el autocuidado es el primer requisito para poder cuidar mejor de los hijos y asegurarte de disponer de toda la energía física y especialmente emocional que innegablemente exige la labor diaria de crianza, así que cuidar de ti es por supuesto cuidar de tus hijos; de esta forma te ofrecemos cuatro sencillas formas de promover autocuidado en la práctica cotidiana de la crianza.

Para la mayoría de los padres la crianza ocasiona una pérdida de su individualidad, ya que la demanda de tiempo y energía que conlleva hace que las actividades de entretenimiento y descanso pierdan prioridad y sean suprimidas o en el mejor de los casos relegadas, pues incluso cuando estas se establecen siempre están centradas en los intereses, gustos y deseos de los niños, por lo cual los padres muchas veces tienen la sensación constante de agotamiento y desgaste aún a pesar de salidas y diversiones frecuentes; y lo perjudicial de esta pérdida de espacio propio consiste en que al estar permanentemente agotados y tensionados los padres tienden a responder inadecuadamente ante roces y inconvenientes mínimos propios de la cotidianidad o de la crianza, generando a su vez un ambiente de permanente tensión en el hogar. Así que empieza por definir en tu agenda del año un espacio al menos para una actividad que te ayude a recargar energía, a conectarte contigo mismo como individuo (no solo como padre/madre) y a consentirte, retoma algún interés o afición personal que solías disfrutar y que has ido dejando de lado en medio del corre corre y ajetreo de todos días, o asigna un lugar frecuente para una actividad simple que disfrutas y que tal
vez no requiere demasiado tiempo (darte un largo baño una vez a la semana, sentarte un rato a escuchar la música que te gusta, tomar un rato cada cierto tiempo para hacer una llamada y conversar sin afanes con esas amistades quetienes descuidadas)

El segundo propósito para cuidar de ti mismo como forma de promover una crianza respetuosa es tomarte un tiempo y un espacio para calmarte y buscar tu paz antes de corregir a tu hijo, muchas veces se nos ha dicho y hecho creer que ante una conducta inadecuada de un niño es necesario intervenir de manera inmediata, aduciendo que de otra forma estarías "perdiendo autoridad" frente al
niño; en la crianza positiva se considera que el mejor momento para intervenir frente a una conducta inadecuada es cuando ambos (niño y adulto) se encuentran en la mejor disposición para revisar la situación, buscar soluciones y pensar en formas de prevenir su ocurrencia o manejarlas mejor en una próxima ocasión; generalmente cuando un adulto se apresura a corregir en medio de "la calentura" o la explosión emocional del momento suele actuar mediado por las emociones, dando repuestas impulsivas o incluso en ocasiones maltratantes, agresivas o sencillamente irrespetuosas para con los niños, identifica como padre y adulto cuáles son esas situaciones del día a día con tu hijo que te llevan a "salirte de casillas" y empieza a pensar en formas viables y respetuosas contigo mismo y con tu hijo de buscar tu calma cuando éstas se presenten, puede ser simplemente anunciar de manera serena pero firme que estás muy molesto y que para evitar herir a tu hijo te apartarás un momento en determinado lugar de la casa para intentar calmarte antes de poder resolver o hablar de lo que ha sucedido, o puedes por ejemplo acordar de antemano con tu pareja que sea ella/ él quien asume la situación mientras tú te apartas, o puedes acordar con tu hijo que cuando alguno de los dos esté tan enojado que no está en condiciones de solucionar la situación el otro le dará un abrazo silencioso para ayudarle a calmarse...qué otra opción se te ocurre a ti?

El tercer propósito para cuidarte a ti mismo ejerciendo crianza respetuosa es aceptar que como ser humano y como padre es inevitable equivocarte, y que si asumes de forma honesta esos errores frente a tu hijo evitas cargar con el agobiante peso de tener que ser permanentemente la súper mama o el súper papa, y abres en cambio la posibilidad para todos de aprender a ver los errores como oportunidades de crecimiento, no de culpa. Usando pocas palabras y sin acudir a justificaciones o explicaciones, acepta frente a tu hijo que cometiste un error y exponle tus ideas de cómo evitar que aquello vuelva a suceder: "estuvo mal haberte gritado como lo hice esta mañana, la próxima vez que me enoje tanto haré un esfuerzo por respirar hondo y permanecer en silencio, me ayudaría mucho si tú al verme enojado haces silencio también, me ayudarías con eso?"

Por último Cuidarse a sí mismo también es decidir qué hacer en lugar de empecinarte en buscar formas de obligar a tu hijo a hacer algo que sencillamente se niega a hacer, evita enfrascarte con tu hijo en batallas campales infructuosas y sin sentido, acepta que por más que como padre y adulto no te guste o no comprendas los momentos y conductas de oposición y rebeldía de tus hijos, hay
ocasiones en que sencillamente no hay manera alguna (a menos que fuera por la fuerza o con métodos de imposición del poder que resultan a la larga contraproducentes) de lograr que tus hijos hagan ciertas cosas, y es en esos momentos en los que tendrás que decidir ya no cómo obligarlo, sino cómo reaccionar o responder tú de forma respetuosa frente a su conducta; lo más eficaz resulta siendo reconocer tu imposibilidad para obligar, pero dejando clara tu molestia e incomodidad así como las posibles consecuencias que la conducta de tu hijo pueda ocasionar ej: "sé que no puedo obligarte a que lleves tu ropa sucia al lavadero, a menos que lo hiciera por la fuerza, pero eso no sería respetuoso contigo y no estoy dispuesto a tratarte de forma irrespetuosa, sin embargo te informo que tampoco estoy dispuesta a recoger tu ropa sucia y por lo tanto solo lavaré lo que esté en el lavadero, así que confío en que tu decidas lo que consideres mejor al respecto", no te desgastes amenazando ni sermoneando de más, con esta simple y respetuosa información es suficiente, tampoco es necesario que lo hagas cuando a la semana siguiente efectivamente tu hijo proteste porque su camiseta de futbol no está lavada, cuídate a ti mismo y de forma breve empatiza con él: "entiendo tu molestia, parece que olvidaste que no lavaría lo que no estuviera en el lavadero" y punto!

Al disponerte a cuidarte a ti mismo dándote tiempo para ti, permitiéndote calmarte antes de actuar o corregir a tus hijos, aceptando que no eres la súper mamá/ súper papa, que te equivocas y que aprendes de los errores y decidiendo lo que harás en lugar de cómo obligarás a tu hijo, evitarás tensiones innecesarias sin dejar de instaurar límites adecuados, tendrás mejor disposición y energía
emocional para afrontar los desafíos diarios de la crianza y estarás sirviendo de modelo para tu hijo en auto cuidado, auto control y responsabilidad por sus propias emociones y decisiones, y lo mejor de todo es que al mismo tiempo propiciarás una mejor relación con él.

 

 

 

 

 

Inicio > Familia > Familia > Cuidarte a tí mismo

comments powered by Disqus
  • Vacaciones Seguras

     Si viajas por carretera, recuerda que es indispensable y obligatorio que los niños desde recién nacidos vayan en silla infantil.

  • Vacaciones Seguras II

     Conoce la cobertura de tu proveedor de salud y lleva las direcciones de la sede más cercana a tu sitio de descanso.

Eventos (ver todo)

Cupones (ver todo)