INDUCCIÓN DE OVULACIÓN

Normalmente las mujeres ovulamos sólo un óvulo por mes. La inducción de ovulación consiste en administrar medicamentos que estimulan a los ovarios para que ovulen varios óvulos. El número de óvulos producido depende de varios factores, como: la edad de la mujer, problemas médicos asociados, dosis y tipo del inductor utilizado, etc. Por ejemplo: a mayor edad de la mujer hay menor respuesta de los ovarios a estos medicamentos y entonces se necesitan dosis mayores. Los inductores de ovulación también son muy útiles para aquellas mujeres que tienen alteraciones de ovulación, ya que la regulan y mejoran.
Nacemos con un número determinado de óvulos, los cuales vamos gastando mes a mes, y no producimos nuevos durante nuestra vida. Cuando estos se acaban, se deja de ovular y empieza la menopausia. Aunque ovulamos sólo un óvulo por mes, gastamos varios en el proceso. Cada mes empiezan a crecer y a madurar varios óvulos, hasta que los ovarios escogen al mejor de todos, para que sea éste el que siga creciendo y finalmente se ovule. Los otros que habían empezado a crecer son reabsorbidos. Con los inductores de ovulación tratamos de que varios de estos óvulos que empezaron a crecer, sigan madurando y se ovulen. Como no se gastan más óvulos de los que ya se iban a utilizar ese mes, no se adelanta la menopausia.
Estos medicamentos deben ser administrados después del estudio de la pareja con problemas de infertilidad y siempre bajo supervisión médica. Se deben realizar controles ecográficos para verificar la respuesta de los ovarios y evitar complicaciones. Si no hay respuesta de los ovarios o sea, si no se está ovulando lo suficiente, se puede modificar la dosis para tratar de alcanzar la respuesta deseada. Si hay una buena respuesta de ovulación, los controles sirven para definir el momento en que los óvulos están listos para ser ovulados, y así poder programar el paso a seguir, por ejemplo: tener relaciones sexuales, realizar inseminación artificial o fecundación in-vitro. La inducción de ovulación es la base de muchos de los tratamientos para parejas con problemas de infertilidad, ya que al regular la ovulación y al aumentar el número de óvulos, se incrementa la posibilidad de conseguir el embarazo.
Los controles de ecografía que se realizan durante la inducción también sirven para ver si va a ovular exageradamente, porque esto aumenta el riesgo de complicaciones, que son: el síndrome de hiperestimulación ovárica y el embarazo múltiple. El embarazo múltiple (especialmente si es de alto orden: trillizos, cuádruples, etc) es un embarazo de muy alto riesgo, con alta posibilidad de parto prematuro. El síndrome de hiperestimulación ovárica ocurre cuando se ovula un número exagerado de óvulos, evento para el cuál nuestro organismo no está diseñado, produciendo dolor abdominal, retención de líquidos (principalmente en el abdomen, haciendo que éste se hinche), disminución de la capacidad de los riñones para eliminar ese exceso de líquidos, trastornos en la coagulación de la sangre, etc. Si bien este síndrome es una complicación seria, afortunadamente se presenta sólo en un 1-2% de las pacientes en inducciones bien controladas, de ahí la importancia de hacer un buen control cuando se reciben estos medicamentos.
El inductor de ovulación más antiguo es el Omifin?, pero hoy se dispone de medicamentos nuevos, de mayor pureza y eficacia, pero con el inconveniente de que son un poco más costosos y deben ser inyectados. Un estudio adecuado de cada pareja permite definir el tipo y dosis del inductor de ovulación mejor para cada caso en particular, y un buen control ecográfico durante el tratamiento, mejora considerablemente los resultados y disminuye el riesgo de complicaciones


INSER
Instituto Antioqueño de Reproducción
www.in-ser.com
Calle 12 No. 39-60 Barrio Lalinde El Poblado
Medellín - Colombia
Teléfono: 2688000