La higiene oral en los niños

----------------------------------------

Muchas inquietudes respecto a la higiene oral de los niños se presentan entre los padres, es común pensar que la limpieza de la boca en un niño se realice cuando este tenga todos sus dientes en boca, pero es importante tener presente que un correcto cuidado de los dientes y encías de nuestros hijos deben realizarse desde que nacen.

La boca de un recién nacido consta de encías superior e inferior llamadas rodetes gingivales, éstos ayudan al niño a la alimentación y así como a los dientes hay que mantenerlos limpios no solo para prevenir infecciones sino también para acostumbrar o ambientar al niño a un cuidado regular de su boca. La higiene de los rodetes gingivales se realiza con un pedazo pequeño de gasa humedecido con agua limpia para retirar los residuos de leche materna u otro tipo de alimento. Es conveniente hacer este procedimiento por lo menos 3 veces al día. Un odontopediatra puede indicarle mas detalladamente como realizar esta labor, la cual a su vez estrechará aún mas los lazos de afecto con su bebé.

Cuando aparecen los primeros dientes en boca, es recomendable utilizar un cepillo de cabeza pequeña y cerdas muy suaves para limpiar correctamente todas las superficies de estos sin lastimar las encías. En el mercado ya se encuentran cepillos adecuados para el tamaño y características de la boca de éstos bebés, su odontopediatra podrá igualmente recomendarle un cepillo adecuado para llevar a cabo esta labor.

Es importante que tenga en cuenta que es normal un poco de sangrado en las encías de estos dientes recién erupcionados debido a que su mismo proceso de erupción se inflaman los poco los tejidos y al cepillarlo pueden lastimarlos.

En principio, el aseo puede hacerse con agua y cepillo, tenga en cuenta no utilizar cremas dentales a esta edad pues el bebé podría ingerirlas y esto causaría un exceso de flúor en el organismo produciendo la enfermedad conocida como fluorosis en los dientes permanentes.

A medida que salen más y más dientes, la boca del niño va creciendo y también cambian su alimentación. Es hora pues de buscar un cepillo con una cabeza un poco mas grande y alargada, con el objetivo de que alcance los últimos molares. Cepillos con estas características se encuentran en una gran variedad de motivos y colores llamativos la mayoría para los niños. Es importante conocer las indicaciones de cada uno de ellos, con respecto a esto es recomendable usar un cepillo con mango grueso y antideslizante, lo que ayuda mucho al los padres o acudientes del niño quienes en ultimo caso son los que deben limpiar muy bien sus dientes.

A medida que el niño va creciendo se recomienda una crema dental con flúor, las cremas dentales deben ser para niños, pues estas contienen menos cantidad de flúor que la de los adultos, además se aprovechan los beneficios del flúor. Sin embargo, continúa el riesgo de fluorosis, es por esto que debe usarse en poca cantidad

Mantenga fuera del alcance de los niños estas cremas para que no las ingiera de forma exagerada.


A la edad de 2 a 3 años ya los niños tienen completa su primera dentición y quiere ser independiente en todo su arreglo personal, lo que obviamente involucra su boca y va a querer realizar su higiene oral sin ayuda de sus padres. Es importante permitir hacerlo pero igualmente es indispensable que luego lo cepille correctamente un adulto. Recuerde que es importante que un adulto cepille al niño y lo revise al menos hasta los 8 años de edad.

Tenga en cuenta que esta primera dentición es tan importante como la sucedánea y es en ésta donde los niños adoptan hábitos de higiene necesarios para mantener una correcta salud bucal.

No olvide también el uso de seda dental, así su hijo tenga los dientes separados y no retenga alimentos, el uso temprano de la seda o hilo dental, permitirá al niño familiarizarse con ella, ya que es tan importante como un correcto cepillado.

Evite el uso de enjuagues de flúor o de cualquier otro tipo, a menos que su odontopediatra lo sugiera , recuerde que estos en exceso pueden causar anomalías en su dentición permanente.

Comenzar entonces un correcto cuidado de la boca de su hijo tempranamente no solo ayudara a tener una salud oral óptima sino que su hijo adoptará hábitos de higiene adecuados.

Haga de la limpieza de los dientes de los niños algo agradable con música, juegos o con su personaje de Tv. favorito para que su hijo no vea como un fastidio realizar su higiene oral.

Dé usted buen ejemplo, debe practicar buenos hábitos de salud oral. Además es recomendable cepillarse y usar la seda dental en familia, su hijo se familiarizará con este tipo de actividad.

Establezca para sus hijos visitas regulares al odontopediatra, lo más importante es la prevención y será más agradable para los niños asistir para una limpieza dental que por una urgencia.

Si su niño tiene malos hábitos de higiene oral, es importante que se los cambie ahora. Cuando uno es adulto modificar los hábitos se torna más difícil.

Una sonrisa agradable, con una buena salud oral hacen que su hijo crezca con una buena apariencia personal, así como una buena autoestima.

Recuerde lleve su hijo donde el odontopediatra para que entre los padres y el especialista ayuden a su hijo a tener unos dientes sanos y fuertes.



Liliana María Ortiz M - Paula Andrea Cadavid T.

Miembros Academia Colombiana de Odontología Pediátrica


Envíanos tus preguntas sobre este tema o temas relacionados con la odontopediatria a tuytubebe@tuytubebe.com, la odontopediatra Liliana María Ortiz hace parte del comité de especialistas de Tuytubebe y con gusto te responderá.