Dislipidemia: grasas que ponen en riesgo la vida

Comfama promueve la prevención y detección temprana de esta enfermedad, asociada a graves complicaciones cardiovasculares

Se denomina dislipidemia o colesterol alto al aumento anormal de lípidos sanguíneos, a causa del consumo de grasas, especialmente de origen animal, consumo de licor y cigarrillo, sedentarismo y obesidad. Algunas variedades de colesterol se adhieren a las paredes de las arterias, disminuyendo el espacio por donde circula la sangre y aumentando el riesgo de que se produzcan obstrucciones.

El médico Francisco Javier Montoya Gómez de la IPS Comfama sostiene que “también deben estar alerta con la dislipidemia las personas con factores de riesgo, como familiares que la hayan padecido, o que hayan sufrido infarto o derrame. Igualmente quienes experimenten cansancio inexplicable, pesadez en las piernas, mareo y dolores de cabeza frecuentes.

Está demostrado que junto con la obesidad, la hipertensión arterial y la diabetes mellitus, la dislipidemia hace parte el grupo de patologías de alto riesgo cardiovascular, que si no se detectan a tiempo, pueden desencadenar en manifestaciones graves como derrames (enfermedad cerebrovascular) o infartos (cardiopatía isquémica).

Con respecto a los factores de riesgo coronario y los estilos de vida se sabe por ejemplo que en Colombia el sedentarismo alcanza el 53% y el tabaquismo el 19%. En Antioquia la tasa de mortalidad por enfermedades cardiovasculares supera la mortalidad por homicidios y suicidios. Por su parte, en Medellín, la enfermedad coronaria fue la primera causa de mortalidad difícilmente evitable durante el quinquenio 1994 a 1998.

En la población general el 32% de los casos de dislipidemia se registra en hombres y el 27% en mujeres. Es más frecuente en hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55 años.

Comfama a través de su programa de prevención de las enfermedades y promoción de la salud busca crear una cultura de consulta temprana que posibilite el tratamiento adecuado para los pacientes dislipidémicos. La detección de las dislipidemias se hace a través del perfil lipídico, un sencillo examen que consiste en la extracción de una pequeña cantidad de sangre que es analizada en el laboratorio.

La atención se realiza a través de los Centros Integrales de Salud de Comfama, donde al paciente se le hace un plan de seguimiento en el que participan médicos, nutricionistas, psicólogos, enfermeras y educadores físicos. Pueden acceder a este servicio los usuarios del Plan Obligatorio de Salud afiliados a Susalud, Colmena y Colsanitas.

Mantener un peso saludable nos hace menos susceptibles de sufrir dislipidemias o colesterol alto. La práctica de actividad física regular fortalece el corazón, favorece el aumento de colesterol bueno y la disminución del malo. Un buen promedio es mínimo tres veces a la semana, durante treinta minutos.

El tratamiento con medicamentos para enfermedades cardiovasculares sólo puede ser determinado por el médico y siempre debe ir acompañado por cambios en los hábitos de vida.

 


Ver más informes de Comfama (+)